Haga click en la imagen y descargue el archivo 


Powered by Joomla! Design by MiWebPropia.com


ParkinsonenVenezuela.com
Bienvenido Imprimir E-mail

La Enfermedad de Parkinson

Descrita por el médico inglés Dr. James Parkinson en 1817.

Dr. Salvador Somaza P.
Radiocirugía Estereotáctica - Neurocirugía
Cirugía de la Enfermedad de Parkinson

Dr. James Parkinson

Esta enfermedad es progresiva y se caracteriza por la lentitud de los movimientos, rigidez muscular y temblor de las manos, que generalmente es al

reposo.

A medida que la enfermedad avanza, las personas afectadas pueden tener problemas para mantener el balance de su cuerpo. Esta enfermedad se observa generalmente en personas mayores, pero un 5% de los pacientes son jóvenes entre los 40 años ó menos.

Es mas frecuente en los varones.

La enfermedad es consecuencia de la degeneración de unas células nerviosas pigmentadas del cerebro. Suele aparecer en personas de 50 o 60 años, y puede permanecer estacionaria durante meses o años, aunque lo normales que progrese; muy pocas veces reduce la esperanza de vida de forma significativa.

En los estadios avanzados, los temblores, la bradicinesia y la rigidez, pueden llevar a afectar a las cuatros extremidades y el tronco; el habla puede ser confusa, las extremidades y el tronco se flexionan y el enfermo tiene tendencia a andar con pasos cortos y vacilantes, y a caerse.

Incidencia

La enfermedad no distingue clase social, razas ni orígenes geográficos. Aumenta con la edad, pero no es consecuencia del envejecimiento.

Tiene una incidencia entre 1 y 5, es decir, entre 1 y 5 casos por cada mil personas, aunque aumenta hasta 10 entre la población de más de 70 años. Muchas personas mayores la sufren tan levemente, que puede pasar desapercibida.

Afecta igualmente a hombres y mujeres, y casi nunca es hereditaria.

Las neuronas que producen dopamina se van muriendo, especialmente las de un área que se llama Substancia Nigra, una vez que el 70-80% de éstas se han muerto se presentan los síntomas característicos de la enfermedad.

Esta sustancia es importante para el funcionamiento motor de nuestro cuerpo. Además de la dopamina también se afectan otras células que producen serotonina, norepinefrina y acetilcolina, lo que explica otros síntomas asociados a la enfermedad, como depresión y problemas de memoria en los pacientes, sobre los 65 años tienen demencia.

Después de muchos años que se ha estudiado esta enfermedad, aún no se sabe la causa. Se cree que es multifactorial, envolviendo factores ambientales y genéticos. En los últimos años, entre tantos factores de riesgo, se le ha dado importancia a una teoría: el “estrés oxitativo”, como posible explicación a la degeneración de las células dopaminérgicas.

La enfermedad de Parkinson es a la vez crónica, que persiste durante un extenso período de tiempo, y progresiva, lo que significa que sus síntomas empeoran con el tiempo. No es contagiosa. Aunque algunos casos de Parkinson parecen ser hereditarios y otros pueden rastrearse a mutaciones genéticas específicas, la mayoría de los casos es esporádico, o sea, la enfermedad no parece ser hereditaria. Muchos investigadores ahora creen que la enfermedad es consecuencia de una combinación de susceptibilidad genética y exposición a uno o más factores ambientales que desencadenan la enfermedad.

Los científicos han identificado varias mutaciones genéticas asociadas con la enfermedad, y se han ligado provisionalmente muchos más genes al trastorno. El estudio de los genes responsables de los casos heredados de Parkinson puede ayudar a los investigadores a comprender tanto los casos heredados como los esporádicos. Los mismos genes y proteínas alterados en los casos heredados también pueden estar alterados en los casos esporádicos por toxinas ambientales u otros factores. Los investigadores también esperan que el descubrimiento de genes ayude a identificar nuevas formas de tratar la enfermedad de Parkinson.

La enfermedad de Parkinson es la forma más común de parkinsonismo, nombre de un grupo de trastornos con características y síntomas similares. La enfermedad de Parkinson también se llama parkinsonismo primario o enfermedad de Parkinson idiopática. El término idiopático significa un trastorno para el cual aún no se ha encontrado la causa. Aunque la mayoría de las formas de parkinsonismo son idiopáticas, existen algunos casos donde la causa se conoce o se sospecha o donde los síntomas son consecuencia de otro trastorno. Por ejemplo, el parkinsonismo puede porvenir de cambios en los vasos sanguíneos cerebrales.

Características de la enfermedad

La enfermedad de Parkinson tiene unos síntomas muy característicos:

Rigidez. La rigidez, o resistencia al movimiento, afecta a la mayoría de las personas con enfermedad de Parkinson. Un principio importante del movimiento corporal es que todos los músculos tienen un músculo que se opone. El movimiento es posible no solamente porque un músculo se vuelve más activo sino porque el músculo opuesto se relaja. En la enfermedad de Parkinson, la rigidez sobreviene cuando, en respuesta a señales del cerebro, el delicado equilibrio de los músculos opuestos se perturba. Los músculos permanecen constantemente tensos y contraídos y la persona tiene dolor, o siente rigidez o debilidad. La rigidez se vuelve obvia cuando otra persona trata de mover el brazo del paciente, el cual se moverá solamente en forma de trinquete o con movimientos cortos y espasmódicos conocidos como rigidez de "rueda dentada".

Temblor. El temblor asociado con la enfermedad tiene una apariencia característica. Típicamente, el temblor toma la forma de un movimiento rítmico hacia adelante y hacia atrás a una velocidad de 4-6 latidos por segundo. Puede involucrar el pulgar y el índice y parecer un temblor como "rodar píldoras". El temblor a menudo comienza en una mano, aunque a veces se afecta primero un pie o la mandíbula. Es más obvio cuando la mano está en reposo o cuando la persona está bajo estrés. Por ejemplo, el temblor puede volverse más pronunciado unos segundos después de que las manos descansan sobre una mesa. El temblor generalmente desaparece durante el sueño o mejora con el movimiento intencional. Temblor, puede ser de diferentes intensidades.

Bradicinesia o hipocinesia. La bradicinesia, o el retardo y pérdida del movimiento espontáneo y automático, es particularmente frustrante debido a que puede hacer que las tareas simples sean algo difíciles. La persona no puede realizar rápidamente movimientos rutinarios. Las actividades, antes realizadas rápida y fácilmente, como asearse y vestirse, pueden tomar varias horas

Dificultades al andar, parece que se siguen a sí mismos.

Inestabilidad postural. La inestabilidad postural, o deterioro del equilibrio, hace que los pacientes se caigan fácilmente. Las personas afectadas pueden desarrollar una postura encorvada en la cual la cabeza está inclinada y los hombros caídos. Mala estabilidad al estar parado, parece que pendulan.

Al comenzar a andar tienen problemas, les cuesta empezar.

Si un movimiento no se termina tiene dificultades para reiniciarlo, o terminarlo.

Cara de pez o máscara, por falta de expresión de los músculos de la cara.

Lentitud de movimientos.

Acatisia, se dice de una falta de capacidad de estar sentado sin moverse.

Movimiento de los dedos como si estuvieran contando dinero.

Boca abierta, con dificultad para mantenerla cerrada.

Cambios en el habla. Cerca de la mitad de los pacientes con la enfermedad tiene problemas con el habla. Pueden hablar muy suavemente o con voz monótona, vacilar antes de hablar, arrastrar o repetir las palabras, o hablar demasiado rápido. Un terapeuta del lenguaje puede ser capaz de ayudar a los pacientes a reducir algunos de estos problemas. Voz de tono bajo, y monótona.

Dificultad para escribir, para comer, o para movimientos finos.

Deterioro intelectual, a veces.

Problemas urinarios o estreñimiento. En algunos pacientes, pueden producirse problemas con la vejiga y el intestino debido al funcionamiento incorrecto del sistema nervioso autónomo, responsable de la regulación de la actividad del músculo liso. Algunas personas pueden volverse incontinentes, mientras que otras tienen problemas para orinar. En otras, puede producirse estreñimiento debido a que el tracto intestinal funciona con mayor lentitud. El estreñimiento también puede estar causado por la inactividad, comer una dieta inadecuada o beber pocos líquidos. Los medicamentos usados para tratar la enfermedad también contribuyen al estreñimiento. Puede ser un problema persistente y en casos raros, suficientemente serio como para requerir la hospitalización.

Depresión. Este es un problema común y puede aparecer precozmente en el curso de la enfermedad, aún antes de que se noten otros síntomas. Afortunadamente, la depresión generalmente puede ser tratada con éxito por medio de medicamentos antidepresivos.

Problemas para dormir. Los problemas para dormir habituales en la enfermedad de Parkinson comprenden la dificultad para permanecer dormido por la noche, sueño intranquilo, pesadillas y sueños emotivos y somnolencia o inicio súbito del sueño durante el día. Los pacientes con Parkinson nunca deben tomar pastillas para dormir de venta libre sin consultar con sus médicos.

Dolor. Muchas personas con enfermedad de Parkinson tienen músculos y articulaciones doloridos debido a la rigidez y a posturas anormales a menudo asociadas con la enfermedad. El tratamiento con levodopa y otros medicamentos dopaminérgicos a menudo alivia estos dolores hasta cierto punto. También pueden ayudar ciertos ejercicios. Las personas con Parkinson también pueden tener dolor debido a la compresión de las raíces nerviosas o los espasmos musculares relacionados con la distonía. En casos raros, las personas con Parkinson pueden tener sensaciones punzantes y quemantes inexplicables. Este tipo de dolor, llamado "dolor central", se origina en el cerebro. Para tratar este tipo de dolor, pueden usarse medicamentos dopaminérgicos, opiáceos, antidepresivos y otros tipos de medicamentos.

La Enfermedad de Parkinson se diagnostica por sus características clínicas, esto es: lentitud, rigidez muscular y temblor que empieza en un lado del cuerpo y luego envuelve el otro lado.

Antes de esto, los pacientes presentan síntomas no específicos como dolor o tensión en los músculos de cuello, espalda, hombro y brazo, así como cansancio, debilidad general y cambios en la personalidad.

El temblor se manifiesta en el 75% de los pacientes y se presenta característicamente en la parte de un brazo cuando está en reposos, puede desaparecer o acentuarse con la acción. Al principio es intermitente y el paciente lo siente internamente. Varía en intensidad durante el día. Se exacerba con estrés.

La lentitud (bradicinesia) es el signo más incapacitante de la enfermedad. Al inicio se presentan en los músculos distales (escritura, movimientos secuenciales de los dedos) y luego envuelve todo el cuerpo produciendo la cara inexpresiva (hipomimia), dificultad para levantarse de una silla y lentitud en todos los movimientos involuntarios.

 

Tratamiento de la enfermedad

Éste debe ser individualizado, porque lo que es bueno para un paciente no lo es para otro. Aunque no hay cura actualmente, hay una gran variedad de medicamentos que nos sirven para mejorar la calidad de vida.

En aquellos pacientes con enfermedad avanzada, los cuales presentan fluctuaciones motoras y discinesias que no pueden ser manejadas ya con medicamentos existe la opción de cirugía.

Tipos de cirugía

Existen tres tipos de cirugía:

1. La ablativa donde se localiza un área del cerebro y se hace una lesión pequeña: Palidotomia, Talamotomia.

La primera funciona para discinesias y también mejora la lentitud y la rigidez; la segunda para el temblor.

2. La estimulación (Deep Brain Stimulation) donde se implanta un electrodo en el cerebro que estimula un área específica lo que previene que esa área genere impulsos eléctricos: Globo Pálido / Núcleo Subtalámico.

3. Transplante para poner células dopaminérgicas en el estriado (Caudado y Putamen).

La cirugía se hace unilateral, para el segundo procedimiento contralateral se recomienda la estimulación (DBS) porque es más segura en términos de efectos adversos como dificultad para hablar y déficit cognositivos. Además si hay recurrencia de síntomas se ajustan los parámetros de estimulación sin tener que operar de nuevo.

Sugerencias para la vida diaria

Existen pequeños trucos que le ayudarán a superar el “freezing” (sensación de quedarse pegado al piso) y a no caerse. Si arrastra los pies, trate de realizar pasos lo más largos posible, imaginando que tiene que superar un objeto en el camino, levantando bien la rodilla y apoyando primero el talón en el piso. Al mismo tiempo, balancee los brazos alternadamente, acompañando el brazo derecho y la pierna izquierda, luego el brazo izquierdo y la pierna derecha.

Para doblar, camine hacia delante, realice un semicírculo o un giro en “U”, evite girar rotando el cuerpo o cruzar una pierna sobre la otra.

Al vestir, elija ropa con cierre sencillo. Un calzador con mango largo le podrá ayudar a ponerse los zapatos.
Si su equilibrio está comprometido, vístase sentado.

Estas indicaciones tienen por finalidad proveer de información general sobre la Enfermedad de Parkinson, no solo a quienes la padecen; sino también a sus familiares y personas que conviven con él.

No obstante su médico puede darle más detalle sobre su caso en particular y además aclararle las dudas que se le planteen luego de la lectura del mismo.